Contar con una tienda de camping no es únicamente una inversión, sino que también es contar con un acompañante que va contigo a todas tus escapadas y te resguarda del clima para que vivas experiencias mágicas y únicas.

Si tu tienda es tan importante como lo es para mí, es momento de que sepas algunos consejos útiles para que puedas prolongar su vida útil y puedas usar tu hogar móvil durante muchos años.

Trata las varillas como si fueran un ser preciado

Cuando se monta la tienda muchas veces se suelen tratar las varillas a golpes, acortándoles así la vida útil.

Por ello, debes cerciorarte que cuando te encuentres estirando las varillas para el montaje, estar seguro de que los segmentos se ajusten de forma precisa y no se encuentren medianamente ajustados. Si no te aseguras de ésto, puedes causar roturas a tu tienda al momento de colocarlos.

También debes prestar atención y no pisar las varillas cuando los tengas en el suelo, ya que puedes doblarlos o partirlos. Además, cuando vayas a plegarlas para guardarlos, comienza haciendo este proceso desde el interior hacia el exterior.

De la misma forma, si te encuentras acampando en lugares que cuentan con mucho polvo o arena, debes limpiarlos a fondo, especialmente en las intersecciones.

Por último, envuelve las varillas en el interior de la carpa, y ten presente de no meterlos en la misma bolsa de las estacas, con la finalidad de evitar cualquier contacto que pueda dañarlas.

Usa un footprint

El footprint es un suelo adicional que puedes utilizar para que mantengas el suelo de tu tienda totalmente limpio y además de esto, evitar que la humedad lo pueda dañar cuando tu camping se realiza en lugares muy fríos y bajo nevadas.

De igual forma podrás mantener el suelo de tu tienda limpio si se te llega a derramar alguna bebida o a caer algún alimento que la pueda manchar, de esta forma contribuirás a alargar la vida útil del piso de tu tienda.

Que no se te ocurra guardar tu tienda de camping húmeda

Por experiencia sé que muchas veces cuando vamos de camping a lugares con un fuerte invierno, la tienda suele quedar húmeda y mojada.

Sin embargo, mientras estés recogiendo tu tienda, debes mentalizarte que al llegar a tu casa tienes que secarla por muy cansado y hambriento que te encuentres.

¡Si! Sé que puede llegar a ser difícil, pero créeme que será para tu beneficio. Por ello apenas llegues a tu lugar de descanso, sácala inmediatamente de la mochila y déjala secar a temperatura ambiente mientras te das una refrescante ducha, preparas una comida de campeones o realizas cualquier otra actividad.

Esto es de suma importancia que lo hagas, puesto que si la tienda queda mojada o húmeda, se fomenta la aparición de hongos que puedan afectar la resistencia de la tela y de sus revestimientos.

De igual forma, te aconsejo que guardes la tienda en un lugar que sea seco y fresco, donde la luz del sol no incida directamente.

Trata los cierres con cariño

Los cierres son quizás una de las primeras cosas que llegan a dañarse cuando no son manipulados con delicadeza.

Muchas veces los cierres suelen atascarse, por ello cuando te encuentras medio dormido y tengas que salir rápidamente de la tienda procura forzarlos lo menos posible.

Siempre que manipules los cierres, bien sea para abrirlos o cerrarlos, te aconsejo que hagas uso de las dos manos para que evites rasgar la tela. De igual forma, puedes hacerle mantenimiento a estos haciendo uso de un cepillo de dientes y de un poco de agua y jabón.

Esto debes hacerlo especialmente cuando te vas de camping a lugares que son muy arenosos o llenos de tierra. Igualmente, cuando guardes tu tienda, procura dejar todos los cierras abiertos, de tal forma de que cuando la dobles no se dañen.

Cuídala del sol

Seguramente te ha pasada que cuando lavas tu ropa y la dejas extendida al sol, con el tiempo ésta se destiñe e incluso llega a romperse.

Algo similar sucede cuando dejas la tienda montada debajo del inclemente sol en el patio de tu casa, ya que los rayos UV son capaces de deteriorar las fibras de nylon, en consecuencia estas se vuelven más frágiles, viéndose afectada su resistencia.

No hace falta mencionarte que gracias a esto, la tela puede rasgarse en las costuras, por ello cuando no la estés usando, mantenla siempre alejada de los rayos solares.

La tienda de acampada es quizás la herramienta más importante cuando te vas de camping, por lo tanto debes prestarle la debida atención. Estoy seguro que con estos consejos conseguirás que la vida útil de tu tienda se alargue por muchos años más.

Si te ha gustado este artículo, suscribite a nuestra newsletter semanal y recibe las mejores ofertas, noticias, información y ¡acceso a nuestros ebooks gratis!
Escribe tu Correo Electrónico